Después de tres años escondido en California del mundo de la música, el polifacético cantante llenó la Roundhouse de Londres.

091022_Robbie-Williams.jpgCon unos pantalones vaqueros azules, una camisa gris y zapatos, Robbie Williams se alzó en el escenario con una ropa informal a la que no tiene acostumbrado a sus fans. Sin embargo, todos los asistentes se entregaron lo máximo posible en esta deslumbrante vuelta que ha recibido fantásticas críticas de diarios como The Guardian y Daily Telegraph.

Pero no solo disfrutaron del concierto los asistentes a la mítica Roundhouse. Miles de personas siguieron el concierto en directo en 250 cines de 23 países diferentes. Esto, según la BBC, ha batido el record Guinnes a ‘la proyección cinematográfica simultánea de un concierto más multitudinaria'.

En el concierto, Robbie Williams estuvo muy bien acompañado por secciones de viento, cuerda y una banda al completo, bajo la dirección de Trevor Horn, productor de su último disco, ‘Reality Killed the Video Star’, que saldrá a la venta el próximo 9 de noviembre.