ImageEl controvertido cantante británico Pete Doherty vive censurado por su propia prometida, como
muchos. Al parecer, el líder de los Babyshambles tiene previsto conceder la próxima semana una entrevista al programa del famoso Jonathan Ross en la BBC1 y su novia, la modelo Kate Moss la ha puesto sobreaviso en torno a las preguntas que no puede contestar, entre ellas, ni su archiconocida afición a las drogas duras, ni los planes de boda que ambos tienen en mente.

Doherty ya estuvo en el programa 'Friday nigh with Jonathan Ross' el pasado julio, cuando él y Moss pasaban por un periodo de 'descanso', y concedió una franca entrevista que tuvo muy buena acogida por parte del público británico. En un momento de aquel programa, y tras un detallado recorrido de su batalla contra las
drogas, el entrevistador le preguntó por ese momento difícil que estaba pasando con la modelo y Pete no dudó en contestar: "Amo sus huesos, siempre lo haré". Aquellas declaraciones sacaron los colores a la modelo que, de cara a la próxima entrevista con Jonathan Ross ha preferido cubrirse las espaldas, según informaciones de 'The Sun'. "La última entrevista de Pete fue un acontecimiento brillante, realmente se abrió a Jonathan. Pero esta vez él y Kate son un objetivo mediático, y ella está preocupada por lo que pueda soltar", asegura una fuente cercana a la pareja. "Ella le está dando reglas sobre lo que no puede hablar. La futura boda está totalmente fuera de los límites", añade la fuente, que señala que Kate Moss intenta también que Pete Doherty no se extienda en el inevitable tema de su adicción a las drogas y trate de reenfocarlo hacia su faceta artística. Así, puede que el cantante hable del álbum que los Babyshambles han acabado de grabar hace pocos días o del concierto que ofrecerá en Glastonbury un día después de que se emita la entrevista.