Queda lejos ya el día que Belinda Washington subía a la terraza del Ayuntamiento para dar el pregón de inicio de las fiestas de Nuestra Señora de la Consolación, patrona de Pozuelo de Alarcón. Después tiraron fuegos artificiales y comenzaban las fiestas. Y también hubo fuegos para despedirlas, para decir adiós a la Virgen de la Consolación hasta el año que viene. Queda lejos ya el día que Belinda Washington subía a la terraza del Ayuntamiento para dar el pregón de inicio de las fiestas de Nuestra Señora de la Consolación, patrona de Pozuelo de Alarcón. Después tiraron fuegos artificiales y comenzaban las fiestas. Y también hubo fuegos para despedirlas, para decir adiós a la Virgen de la Consolación hasta el año que viene.